edicion 2013 


  • Cecilia Álvarez

 

 

De niña, Cecilia coleccionaba listas electorales en lugar de peluches, jugaba a conocer los nombres de todos los ministros y vivía en una casa llena de semanarios, diarios y mucha radio. Pensaba en ser abogada, según decía, para defender a los trabajadores, pero en la adolescencia le atrajo la idea –influenciada por muchas películas–, de estar todo el día hablando por teléfono, de un lado para el otro, atrás de alguna investigación periodística muy importante. Con eso en mente comenzó las carreras de Ciencias de Comunicación y Ciencia Política. Empezó a trabajar en el diario La República, en la sección Internacional, aunque tras dos semanas pasó a la sección Política. Siguió en esa área, pero desde 2009 como redactora y editora en La Diaria, un periódico propiedad de sus trabajadores, que se enorgullece de decir que depende sólo de sus lectores. Y sigue disfrutando de tener su casa llena de semanarios y diarios, de estar pendiente de la radio y de coleccionar listas electorales. En Madrid trabajó en para la cadena SER.



VOLVER