edicion 2014 


  • Federico Cornali (Argentina)

 

 

Hay noches en que las cosas que guarda en la cabeza no dejan dormir a Federico Cornali. Las ideas bullen dentro de una olla de presión. Entonces llega el sueño. Él sabe que el sueño no es hermano de la muerte, simplemente, la continuación del día. Por eso duerme con un cuaderno de notas y una pluma a la mano, no vaya a ser que la respuesta a sus preguntas surja de entre la niebla del inconsciente y no tenga con qué capturarla. El periodismo le viene de casa. De su abuela aprendió el valor de las palabras dichas o escritas en el momento justo. De su padre y abuelo, peronistas, aprendió la resistencia. A los 16 se lanzó, con los ojos abiertos y sin paracaídas, a ejercer el periodismo desde todos los frentes. Será la suerte o será destino, pero Federico ha trabajado en todos los medios donde alguna vez soñó. Él,tan bueno para el fútbol, pero tan desinteresado en volverse gloria nacional del deporte. Hay futbolistas truncos que se vuelven periodistas. Pero si Fede hubiera sido futbolista, se habría narrado a sí mismo sus éxitos en la cancha, deseando justamente ser el periodista. Tiene 29 años. El periodismo lo ha ejercido desde todos los frentes (prensa escrita, radio, TV) y bajo todas las circunstancias (pagadas o por el gratuito placer). Ha trabajado en Argentina, Colombia y Brasil. Nunca se mantiene en el mismo sitio, porque de su tío aprendió que el peor destino es dejar de soñar. Y cuando uno deja de soñar con la ciudad donde habita, es momento de mudarse. Los lugares para ejercer el periodismo son casi todos iguales. Por eso se mantiene en movimiento, porque busca encontrar aquel que más se parezca al que ve con los ojos cerrados, dentro de su cabeza. Quizá no lo encuentre, Quizá no exista. Quizá se lo deba inventar. Y por eso duerme con un cuaderno y una pluma a la mano. Por que los sueños son ideas, son acción, son realidad."



VOLVER